Invalidación Bases Licitación


N° 5.205 Fecha: 20-I-2016

Se han dirigido a esta Contraloría General las señoras Liliana Jaramillo de Hoyos y María Carolina Fuentes Bustos, en representación de Synthon Chile Limitada, consultando sobre la procedencia de que se declarara inadmisible la oferta efectuada por su representada en el marco de la licitación pública convocada por el Hospital Las Higueras para el suministro del producto imatinib cristal beta.

Exponen que se adujo como fundamento para adoptar esa medida el documento denominado protocolo nacional del cáncer para leucemia mieloide, el que no formaba parte de las bases; que participaron en dicho proceso concursal con su producto Kadir, el que sería bioequivalente al solicitado, pues este último podía ser suministrado solamente por una empresa. 

Requerido su parecer, el mencionado centro de salud adjuntó un informe de su asesoría jurídica en el que manifiesta, en síntesis, que se declaró inadmisible la oferta presentada por la empresa recurrente debido a que el medicamento ofertado no cumplía con la especificación técnica fijada en las bases administrativas. Añade que en la resolución respectiva se mencionó por error el antedicho protocolo.

Al respecto, procede consignar que el inciso primero del artículo 6° de la ley N° 19.886 dispone, en lo que interesa, que las bases de licitación deberán establecer las condiciones que permitan alcanzar la combinación más ventajosa entre todos los beneficios del bien o servicio por adquirir y todos los costos asociados, presentes y futuros. 

Por su parte, el inciso primero del artículo 9° de ese cuerpo legal preceptúa que el órgano contratante declarará inadmisibles las ofertas cuando estas no cumplieren los requisitos establecidos en las bases. Declarará desierta una licitación cuando no se presenten ofertas, o bien, cuando estas no resulten convenientes a sus intereses.

El inciso tercero de su artículo 10 establece que los procedimientos de licitación se realizarán con estricta sujeción, de los participantes y de la entidad licitante, a las bases administrativas y técnicas que la regulen. 

A su vez, el inciso segundo del artículo 20 del decreto N° 250, de 2004, del Ministerio de Hacienda, prevé, en lo que interesa, que en la determinación de las condiciones de las Bases, la Entidad Licitante deberá propender a la eficacia, eficiencia, calidad de los bienes y servicios que se pretenda contratar y ahorro en sus contrataciones.

El N° 2 del artículo 22 de ese reglamento dispone que las bases deberán contener las especificaciones de los bienes y/o servicios que se quieren contratar, las cuales deberán ser genéricas, sin hacer referencia a marcas específicas y que en el evento que ello sea necesario, deben admitirse, en todo caso, bienes o servicios equivalentes de otras marcas o genéricos agregándose la frase "o equivalente".

De las normas citadas aparece que el principio de estricta sujeción a las bases implica que las mismas deben observarse de modo irrestricto, pues constituyen el marco jurídico aplicable a los derechos y obligaciones tanto de la Administración, como de los oponentes al correspondiente certamen, al que tienen que ceñirse obligatoriamente las partes que participan en un proceso de esa naturaleza, a fin de respetar la legalidad y transparencia que deben primar en los contratos que celebre aquella (aplica dictámenes N°s. 43.722, de 2013, y 46.372, de 2015, de este origen).

Enseguida, se debe tener en cuenta que el N° 4 del punto II de las bases respectivas, aprobadas a través de la resolución exenta N° 386, de 2014, del referido hospital, señala que el producto a adquirir es imatinib cristal beta.

Por su parte, los N°s. 13 y 15 del punto III indican que se declarará inadmisible la oferta, en lo que importa, por no cumplimiento de la especificación técnica del medicamento. Además, se previó como uno de los criterios de evaluación el referido a “Medicamento Bioequivalente/Innovador”, respectivamente.

Como puede apreciarse, el pliego de condiciones junto con señalar las especificaciones técnicas del medicamento objeto de la licitación en comento, estableció que este podía ser bioequivalente o innovador.

No obstante lo anterior, en el informe de apertura y evaluación la comisión respectiva dejó constancia que resultaba inadmisible la oferta de la empresa recurrente “pues no cumple con las especificaciones solicitadas CRISTAL BETA para la molécula Imatinib según lo requerido en protocolo Nacional de Cáncer para Leucemia Mieloide Crónica pág 507”.

Posteriormente, mediante su resolución exenta N° 1.221, de 2015, el Hospital Las Higueras declaró inadmisible la oferta presentada por la sociedad peticionaria por cuanto no habría cumplido con los requisitos establecidos en las bases de la propuesta.

En este contexto, cabe manifestar que de los antecedentes tenidos a la vista aparece que la recurrente ofertó un producto bioequivalente al solicitado en el pliego de condiciones acompañando los antecedentes respectivos.

Sin embargo, para proponer que se declarara inadmisible la oferta de la peticionaria la comisión respectiva en su informe alude a la especificación técnica contenida en el citado N° 4 del punto II de las bases y al singularizado protocolo. No obstante, no consideró que el N° 15 del punto III del pliego de condiciones contemplaba la posibilidad de que se ofertaran productos bioequivalentes y que el referido protocolo no formaba parte de los documentos por los que se rigió la respectiva licitación, razón por la cual no podía ser invocado como fundamento para la adopción de la medida cuestionada.

En consecuencia, menester es concluir que la declaración de inadmisibilidad que motiva la presentación del rubro se hizo con infracción a lo dispuesto en el pliego de condiciones, vulnerándose con ello el principio de estricta sujeción a las bases previsto en el artículo 10 de la ley N° 19.886.

Atendido lo precedentemente expuesto, el Hospital Las Higueras deberá iniciar un procedimiento de invalidaciónconforme con lo previsto en el inciso primero del artículo 53 de la ley N° 19.880, que dispone que la autoridad administrativa podrá, de oficio o a petición de parte, invalidar los actos contrarios a derecho, previa audiencia del interesado, siempre que lo haga dentro de los dos años contados desde la notificación o publicación del acto, informando documentadamente de la decisión adoptada a la Unidad de Seguimiento de la Contraloría Regional del Bío-Bío dentro del plazo de 30 días contado desde la fecha de recepción de este pronunciamiento.

Además, ese centro asistencial deberá instruir un procedimiento disciplinario a fin de determinar las eventuales responsabilidades administrativas derivadas de los hechos que se analizan, y adoptar, en lo sucesivo, las medidas necesarias para evitar la ocurrencia de situaciones como las descritas, dando cuenta de ello a la Unidad de Seguimiento de la Contraloría Regional del Bío-Bío, dentro del plazo de 30 días contado desde la fecha de recepción de este pronunciamiento.

Transcríbase a la Unidad de Seguimiento de la Contraloría Regional del Bío-Bío y a la empresa peticionaria.

Saluda atentamente a Ud.,

Jorge Bermúdez Soto
Contralor General de la República