Calificaciones. Anotaciones pueden afectar más de un rubro.



DICTAMENES RELACIONADOS

aplica dictámenes 2807/97, 8479/2003, 68950/2009, 4195/2001, 9094/2005, 34330/2009, 3898/2000, 29851/2008, 19485/2011, 3473/2001, 21974/2010, 19159/2010
Acción_DictamenAñoEnlace al documento
Aplica
Aplica
Aplica
Aplica
Aplica
Aplica
Aplica
Aplica
Aplica
Aplica
Aplica
Aplica
8479
68950
4195
9094
34330
3898
29851
19485
3473
21974
19159
2807
2003
2009
2001
2005
2009
2000
2008
2011
2001
2010
2010
1997
Abrir
Abrir
Abrir
Abrir
Abrir
Abrir
Abrir
Abrir
Abrir
Abrir
Abrir
Abrir

FUENTES LEGALES

dto 28/81 Defen art/5 inc/1, Dfl 1/80 Defen art/73

MATERIA

En un proceso calificatorio, las sanciones pueden afectar varios rubros. Asimismo, las anotaciones positivas no obligan a evaluadores y calificación de funcionario de la Policía de Investigaciones de Chile que tiene derecho a mantenerla, puede ser alterada.

DOCUMENTO COMPLETO





N° 33.094 Fecha: 25-V-2011
Se ha dirigido a esta Contraloría General el señor Vicente Eduardo Sánchez Mena, funcionario de la Policía de Investigaciones de Chile, para reclamar en contra de su proceso calificatorio correspondiente al período 2009-2010, en el cual fue incluido en Lista N° 4, Mala.
Requerido su informe, el mencionado organismo ha manifestado, en síntesis, que la ubicación del interesado en la referida lista, se ajusto a la normativa que regula la materia.
Como cuestión previa, cabe destacar que la facultad de este Organismo Fiscalizador para revisar los procesos calificatorios de los funcionarios de esa entidad policial, dice relación con la posible existencia de arbitrariedades o vicios de legalidad que pudieran presentarse en sus diferentes etapas, pero no sobre el mérito y desempeño de los servidores, tal como se informó en los dictámenes Nos 2.807, de 1997, 8.479, de 2003 y 68.950, de 2009, entre otros.
Puntualizado lo anterior, en cuanto al primer argumento expuesto por el interesado, esto es, que sería improcedente que en su evaluación se haya tenido en cuenta la sanción disciplinaria de cinco días de permanencia en el cuartel que se le aplicó, corresponde expresar, con arreglo a lo dispuesto en los dictámenes Nos 4.195, de 2001, 9.094, de 2005 y 34.330, de 2009, de este origen, entre otros, que los órganos calificadores tienen plenas atribuciones para valorizar el desempeño funcionario, no existiendo impedimento alguno para que esos cuerpos colegiados consideren las medidas disciplinarias que registre el servidor.
En este mismo sentido, respecto al hecho de haberse considerado dicha sanción en más de un rubro objeto de evaluación, lo que, en concepto del recurrente, también afectaría la legalidad de su calificación, se debe señalar que la jurisprudencia administrativa de esta Entidad de Control contenida en los dictámenes Nos 3.898, de 2000, 29.851, de 2008 y 19.485, de 2011, entre otros, informó que los órganos calificadores pueden ponderar las medidas disciplinarias en más de un factor, sobre todo cuando ellos tienen directa relación con los hechos castigados, de tal forma que el servidor puede ser objeto de una sanción y experimentar una rebaja en su evaluación.
Luego, en relación con la falta de motivación que, a juicio del recurrente, adolecería el acuerdo de la Junta de Apelaciones que rechazó la reclamación que efectuara por su ubicación en Lista N° 4, Mala, cabe expresar que tal exigencia implica que se deben enunciar los motivos específicos y circunstancias precisas consideradas para modificar la calificación de un funcionario, debiendo existir una concordancia entre las razones esgrimidas y las notas asignadas al empleado, como ocurrió en la situación en estudio.
En efecto, del estudio del acuerdo adoptado por dicho cuerpo colegiado para rechazar el recurso de apelación deducido por el reclamante, aparece que éste deja constancia de haber tenido en cuenta la aludida sanción, las evaluaciones de los meses de agosto y septiembre de 2009, y los conceptos emitidos por su jefe directo, de fecha 2 de octubre de la misma anualidad, cumpliéndose, entonces, con la exigencia de un acuerdo fundado.
A continuación, respecto al hecho de no haberse valorizado sus anotaciones positivas, aspecto por el que también reclama, es menester anotar, según se ha precisado en los dictámenes Nos 3.473, de 2001 y 21.974, de 2010, de este origen, entre otros, que tales constancias son datos que revisten un carácter informativo y conforman sólo parte de los distintos antecedentes que deben considerar los órganos evaluadores al ejercer su cometido, que no limitan sus facultades para apreciar el comportamiento funcionario, por lo que un servidor puede ser incluido en una lista deficiente aun cuando posea anotaciones positivas en su historial.
Enseguida, el interesado plantea que durante el proceso calificatorio de que se trata, se encontraba haciendo uso de licencia médica, lo que, en su concepto, afectaría la legalidad de su evaluación, respecto de lo cual cabe indicar que el inciso primero del artículo 5° del decreto N° 28, de 1981, del Ministerio de Defensa Nacional, que aprueba el Reglamento de Calificacionesdel Personal de la Policía de Investigaciones de Chile, si bien establece que los funcionarios que por cualquier causa no desempeñaren efectivamente sus empleos por un lapso superior a 6 seis meses en el período a evaluar -lo que ocurriría en la situación del interesado, dado que éste habría hecho uso del aludido permiso por 197 días-, no serán calificados y conservarán la clasificación del año anterior, ello será salvo que en la hoja de vida anual existan anotaciones relevantes -entendiendo por tales, aquellas de importancia o significativas, que se refieren a actuaciones destacadas o reprochables del funcionario, según se informara en el dictamen N° 19.159, de 2010, de este origen-, que conduzcan a la Junta Calificadora respectiva a modificar la evaluación, lo que deberá hacerse mediante resolución fundada, exigencia que se cumplió en la especie.
Lo anterior, pues la Junta Calificadora de Oficiales Superiores y Jefes, en ejercicio de la mencionada atribución, resolvió no conservar la clasificación que el señor Sánchez Mena obtuvo en el período anterior, incorporándolo en lista que impugna, en consideración, entre otros aspectos, a la medida disciplinaria de cinco días de permanencia en el cuartel, aplicada por la resolución N° 267, de 2009 de la Va Región Policial de Valparaíso, por haber utilizado en las fechas que indica, un vehículo policial por razones particulares, ocupando ocho órdenes de combustible fiscal, dejando las constancias en los libros respectivos de manera poco entendible y contradictorias.
Por otro lado, el ocurrente expone que, en su concepto, la circunstancia de habérsele notificado con fecha 12 de noviembre de 2010, el Informe Técnico N° 258, de esa anualidad, de la Comisión Médica de esa institución policial, que declara que la dolencia que padece y por la cual estuvo con licencia médica desde el 8 de marzo de 2010, no es compatible con el servicio, implicaría que durante el desarrollo de su procedimiento evaluatorio, no estuvo en condiciones de afrontar debidamente su defensa, en relación con lo cual se debe anotar que no se advierte de qué manera la mencionada actuación pudo afectar el ejercicio de sus derechos, teniendo en cuenta que con anterioridad a la data en que se practicó esa notificación, el afectado, como lo reconoce en su propia presentación ante este Organismo Fiscalizador, dedujo todos los recursos que la normativa legal le otorga para impugnar su calificación.
Luego, acerca de la falta de correspondencia entre lo resuelto en el aludido Informe Técnico N° 258, de 2010, con su condición actual de salud determinada por su médico tratante, aspecto por lo que también reclama, se debe expresar que el artículo 73 del D.F.L. N° 1, de 1980, del Ministerio de Defensa Nacional, Estatuto del Personal de la Policía de Investigaciones de Chile, dispone que compete a su Comisión Médica el examen de los funcionarios, no correspondiendo que este Organismo de Control, acorde con el criterio contenido en los dictámenes Nos 45.086, de 2008 y 13.231, de 2010, entre otros, revise los antecedentes que sirvieron de base a la decisión adoptada por el referido cuerpo médico.
En consecuencia, no advirtiéndose la existencia de una arbitrariedad o de un vicio de legalidad en la calificación del señor Vicente Eduardo Sánchez Mena correspondiente al período 2009-2010, cabe concluir que su inclusión en la Lista N° 4, Mala, se encuentra ajustada a derecho.

Ramiro Mendoza Zúñiga
Contralor General de la República